Traductor
A+ A A-

Renunció Vicepresidente acusado de mal manejo de fondos públicos


La elegante plaza central de Montevideo, la capital Uruguaya.

El hecho ocurrido en Uruguay despertó interés en el Ecuador, donde el segundo mandatario, víctima de sospechas y privado de funciones por el Presidente Lenín Moreno, asegura ser inocente y que se mantendrá en el cargo hasta el final del mandato en 2021

El Vicepresidente uruguayo Raúl Sendic Rodríguez no le quedó otra salida sino la de renunciar, cuando sus actuaciones dolosas en el manejo de fondos públicos dejaron de ser un secreto a voces y lo confirmaron pruebas irrefutables.

Él asumió la Vicepresidencia de Uruguay en binomio con el Presidente Tabaré Vázquez, el 1 de marzo de 2015, para un período constitucional de cuatro años. Anteriormente fue Ministro de Estado y diputado. De 2005 a 2008 fue director de la Administración Nacional de Combustibles, Alcoholes y Portland (ANCAP), la entidad petrolera del país, y de 2010 a 2013 su presidente.

En estas últimas funciones usó la tarjeta corporativa oficial para gastos particulares en el país y el exterior, lo cual fue denunciado al Frente Amplio (FA), su organización política, y luego al Parlamento, qué él lo presidía.

Los medios de comunicación uruguayos –especialmente los diarios El País y El Observador- difundieron los procedimientos incorrectos del segundo mandatario, quien el 9 de septiembre pasado, al enfrentarse al Tribunal de Conducta Política del FA, abrevió el debate al anunciar que renunciaba a la Vicepresidencia. Cuatro días después, fue sustituido por Lucía Topolansky.

El conflicto era la segunda y definitiva parte de un escándalo que en febrero de 2016 le puso en entredicho, cuando se difundió que el título de licenciado en Genética Humana del que Sendic hacía alarde de haberlo obtenido con honores en la Universidad de La Habana, era falso, pues ni siquiera existía esa especialidad. Y eso se comprobó.

El binomio Tabaré Vázquez y Raúl Sendic en su triunfal campaña electoral.

Entonces de su misma tienda y de la oposición le pidieron dar un paso al costado, pero él logró capear la situación aceptando que no tenía tal licenciatura, pero había aprobado cinco y medio años de Medicina, de los seis de la carrera. “Yo lo que hice fue una preparación para la docencia genética, que era un curso rápido. Nunca ejercí ni como licenciado ni investigador en genética, más que en un equipo en La Habana que trabajaba en investigaciones genéticas relacionadas a los cromosomas sexuales”, dijo.

Las denuncias de falsificación del título fueron al archivo, aduciendo que mal podía darse, si no había la carrera de estudios de Genética Humana en la Universidad de La Habana.

Mientras dirigió ANCAP, Sendic utilizó 396 veces la tarjeta corporativa institucional. Muchas veces, violentando el destino del documento plástico, para comprar ropa, artículos de supermercados y electrodomésticos. De compras realizadas en Chicago (EE.UU) en marzo de 2012, no pudo dar explicaciones al Tribunal, que asentó en la constancia: “Preguntado sobre qué había comprado allí, dijo que no lo recordaba, y después comentó dos veces ‘me parece muy rara esa compra… a mi me parece muy rara esa compra’”. Otras explicaciones fueron contradictorias “y cualquiera que sea la verdad ha quedado como explicación pública, nunca rectificada, un relato que supone una crasa irregularidad en el uso de la tarjeta”.

Lucía Topolansky, asumió la Vicepresidencia.

Para apoyar su defensa, adujo que la Junta de Transparencia y Ética Pública (JUTEP) aprobó en marzo de 2011 la Resolución 322, para regular el uso de tarjetas, de su autoría. Pero el informe del Tribunal dejó constancia de que “siendo la autoridad máxima del organismo e impulsor del procedimiento, no cumplió con la obligación que tiene todo funcionario público de rendir cuenta documentada del uso de los fondos públicos… Su responsabilidad es mayor en tanto máxima autoridad del organismo y promotor del Procedimiento de uso de esos medios de pago”.

La renuncia a la Vicepresidencia no le libera de responsabilidad ante la Justicia, pues el caso está en Fiscalía. Según el Tribunal de Conducta Política ”la cuantía de una malversación y el grado de enriquecimiento tienen importancia sólo relativa… Un enriquecimiento indebido de monto poco importante es también una violación de principios que deben considerarse fundamentales”.

Además, hay otras causales relacionadas con contrataciones nacionales e internacionales, que le han puesto a Sendic bajo sospecha y son motivo de investigación. Una de ellas y que sería por decenas de millones de dólares, con la empresa Petroecuador.
 

Raúl Sendic Rodríguez, cuya carrera política la inició muy joven, se consideraba con un perfil del Frente Amplio para la Presidencia de la República en las próximas elecciones. Esta posibilidad habría ido cuesta abajo, pues ha caído en desgracia en su movimiento político y en otros coaligados, como el Movimiento de Participación Popular, del ex Presidente José Mujica, cuya esposa Lucía Topolansky, la legisladora más votada, asumió la Vicepresidencia de Uruguay, en remplazo del renunciante Sendic.

Su padre, Tupamaro

Raúl Sendic nació en Paysandú en 1969, cuando su padre Raúl Sendic Antonaccio organizaba en esa zona marginal del Uruguay el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, que promovió acciones terroristas –secuestros, asaltos bancarios, atentados dinamiteros y asesinatos selectivos- para defender los derechos y las tierras de los campesinos.

A esta organización se vincularon, desde el inicio, José Mujica y su esposa Lucía, quienes al igual que Sendic padre, sufrieron persecuciones, fueron a prisión bajo torturas entre 1972 y 1985, como rehenes, amenazados de ser ejecutados si proseguían las acciones tupamaras. En 1971 habían sido encarcelados, pero fugaron con 110 compañeros por cloacas de la prisión. Luego cayeron presos otra vez.

Al salir en libertad se integraron a la vida política en el Frente Amplio, como Movimiento de Participación Popular, con triunfos consecutivos en las urnas, al punto que Mujica asumió la Presidencia de Uruguay en marzo de 2009, diez años después de la muerte de Sendic padre, en París, a donde fue a tratarse de una enfermedad de generativa neuromuscular. Tenía 64 años.

Raúl Sendic, hijo del fundador del movimiento Tupamaros, respaldado por el prestigio de su progenitor, habría puesto fin a su carrera política en forma aparatosa… aunque con sus 45 años de edad, podría aún reivindicar su imagen y aspirar a una recompuesta trayectoria.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Ultimos comentarios

  • Portada de Septiembre de 2017

    Fernando Mora Fernando Mora 07.11.2017 16:50
    RE: Portada de Septiembre de 2017
    Reciban mis saludos, y un pequeño comentario, en la página 9, está una fotografía que dice: "artistas ecuatorianos con frecuencia ofrecen espectáculos en la Rambla. Aquí un grupo otavaleño en plena actuación". Me sorprende la vestimenta, ya que observo vestimenta tradicional de los indios norteamericanos ...

    Leer más...