Traductor
A+ A A-

El oficio de los vicepresidentes

A poco de asumir la Presidencia y la Vicepresidencia en agosto de 1979, Jaime Roldós y Osvaldo Hurtado, con sus esposas, agradecieron a Cuenca por su apoyo electoral. Al extremo derecho, con lentes, en primera fila, el Contralor recién nombrado, Hugo Ordóñez Espinoza.

Hubo quienes mantuvieron relaciones escabrosas con los Presidentes dando origen a los populares “serruchazos”, o a que se dijera de los segundos mandatarios que son “conspiradores a sueldo”. Desde agosto anterior el Presidente Lenín Moreno le dejó sin funciones al Vicepresidente con el que hizo binomio y ganó las elecciones

El cargo de Vicepresidente ha sido a veces conflictivo en la historia republicana del Ecuador. No siempre los segundos mandatarios provinieron de elecciones, pues también fueron nominados por el poder legislativo o los propios presidentes. En 167 años desde que se creó el Ecuador, cerca de 70 años no hubo –por diferentes motivos y en diferentes tiempos- este cargo. De 1906 a 1946 fue abolido. Hubo casos de relaciones escabrosas entre los Presidentes y Vicepresidentes, originando los populares “serruchazos”, o que se dijera que los segundos mandatarios son “conspiradores a sueldo”.

Tampoco sus funciones –aparte de esperar la ocasión para remplazar al Presidente- han sido con precisión definidas. De 1946 a 1963 correspondía al Vicepresidente ser Presidente de la Cámara del Senado. De 1979 a 1988 era Presidente del Consejo Nacional de Desarrollo. Comúnmente ha sido el Presidente quien ha asignado las funciones que deba cumplir su Vicepresidente.

De 1946 a 1970 el Presidente y el Vicepresidente se elegían por papeletas separadas, y aunque generalmente triunfaba el binomio de un mismo partido, en 1968 José María Velasco Ibarra ganó la Presidencia y tuvo como Vicepresidente a Jorge Zavala Baquerizo, binomio de Andrés F. Córdova que alcanzó más votación que Víctor Hugo Sicouret, candidato de la fórmula velasquista.

Zavala Baquerizo fue el último Vicepresidente electo del Ecuador antes del período dictatorial que inició Velasco Ibarra en 1970 y se prolongó con dos dictaduras militares hasta el 10 de agosto de 1979, cuando el país retornó a la vida democrática.

Cuatro Vicepresidentes elegidos llegaron luego por elección a la Presidencia: Jerónimo Carrión fue Vicepresidente de Francisco Robles de 1858 a 1860 y Presidente de 1865 a 1867. Antonio Borrero Cortázar fue Vicepresidente de García Moreno de 1863 a 1864 y Presidente de 1875 a 1876. Alfredo Baquerizo Moreno, Vicepresidente de Leonidas Plaza Gutiérrez de 1903 a 1905, fue Presidente del periodo 1916-1920.

Vale recordar el caso de Carlos Julio Arosemena Monroy, elegido Vicepresidente de Velasco Ibarra en 1960, con quien mantuvo discrepancias ideológicas y sin su consentimiento fue de visita a Rusia tras denunciar la presencia de colaboradores corruptos en el gobierno. Velasco se proclamó dictador el 7 de noviembre de 1961 y le mandó preso al penal García Moreno, del que salió tres días después para asumir la Presidencia con apoyo del Congreso, hasta ser derrocado por una Junta Militar el 11 de julio de 1963, luego de una administración tambaleante a causa de su adicción alcohólica que cobró fama nacional e internacional, cuando él pregonó tener “vicios masculinos”.

A Lenín Moreno Garcés, Vicepresidente de Rafael Correa de 2007 a 2013, hoy Presidente del Ecuador, le acompaña el Vicepresidente Jorge Glas, quien ejerció la misma función en el último período correísta.y aunque pertenece a la misma tienda política –movimiento PAIS- empezó su gestión en pugna con el Presidente Moreno, quien contradiciendo a su antecesor, denunció haber heredado una grave crisis económica, aparte del alto nivel de corrupción que llamó a combatir y erradicar. Glas es, desde el 2 de agosto pasado, Vicepresidente sin funciones, por decreto presidencial.

De Roldós y hurtado hasta Moreno y Glas

Tras la súbita muerte del Presidente Roldós, Osvaldo Hurtado asumió la Presidencia y León Roldós la Vicepresidencia.

El 10 de agosto de 1979 –hace 38 años- el Ecuador recuperó la vigencia democrática al asumir Jaime Roldós Aguilera la Presidencia de la República. Desde entonces, el país vive la continuidad constitucional más larga de su historia.

El distanciamiento de hoy entre el Presidente Lenín Moreno y su Vicepresidente Glas –ambos del Movimiento PAIS-, propicia evocar a los Vicepresidentes de estas casi cuatro décadas de vida democrática del Ecuador, cuya memoria va disolviéndose y les convierte en personajes echados al olvido.

Oswaldo Hurtado Larrea fue Vicepresidente de Jaime Roldós Aguilera, a quien sustituyó el 24 de mayo de 1981, cuando el mandatario pereció en un accidente aviatoria en Zapotillo, provincia de Loja, horas después de despedirse “desde siempre y hasta siempre” del pueblo ecuatoriano, al terminar su discurso conmemorativo de la Batalla del Pichincha.

León Roldós Aguilera –hermano del fallecido Presidente- fue designado por el Congreso Nacional Vicepresidente, hasta terminar el mandato constitucional el 10 de agosto de 1984. Las relaciones entre los dos tuvieron momentos de tensión en algunas circunstancias, pero no llegaron a grados extremos.

Blasco Peñaherrera Padilla, Vicepresidente de León Febres Cordero (1984-1988), tuvo enfrentamientos verbales con el primer mandatario. Lo más grave ocurrió cuando en enero de 1986 León fue secuestrado por una revuelta militar en el aeropuerto de Taura exigiendo la libertad del general Frank Vargas Pazzos. Peñaherrera no se arriesgó a asumir la Presidencia, presionado por la entonces esposa de Febres Codero, María Eugenia Cordovez, que le impidió lo hiciera. El mandatario salió bien librado del secuestro –aceptando la libertad de Vargas Pazzos-, pero al retomar sus funciones mantuvo distancias con el Vicepresidente hasta el fin del mandato. Peñaherrera publicó el libro intitulado “Viernes Negro” en el que dejó constancia de esas irreconciliables distancias.

Luis Parodi Valverde, Vicepresidente de Rodrigo Borja Cevallos (1988-1992), cumplió normalmente las funciones que le correspondieron y entre los máximos dignatarios del país hubo una relación armónica durante los cuatro años.

Alberto Dahik, Vicepresidente de Sixto Durán Ballén (1992-1996), no terminó su mandato, pues sometido a un juicio político y a un juicio penal acusado de malversación de 70 millones de sucres de gastos reservados, huyó el 11 de octubre de 1995 a Costa Rica, donde permaneció por varios años aduciendo que no había incurrido en corrupción y era un “perseguido por la injusticia”.

Eduardo Peña Triviño remplazó a Dahik en la Vicepresidencia, nominado por el Congreso, hasta terminar el período constitucional en 1996. Su gestión no tuvo mayor relieve, además de que fue relativamente corta su presencia en las funciones.

Rosalía Arteaga asumió la Vicepresidencia el 10 de agosto de 1996, en binomio con el Presidente Abdalá Bucaram, del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). Ella perteneció al Movimiento Independentista por una República Auténtica (MIRA) y antes se había desempeñado como Ministra de Educación del Presidente Durán Ballén. Siempre tuvo roces con el fogoso Abdalá, que el 6 de febrero de 1997 acabó destituido por el Congreso que lo acusó de incapacidad mental para gobernar.

Al ser destituido Bucaram, Arteaga asumió por decreto la Presidencia, que no pudo ejercerla, pues el Congreso encontró un vacío legal en la Constitución, sobre la sucesión presidencial, para designar a Fabián Alarcón Rivera como Presidente. En forma nominal, Rosalía Arteaga habría sido Presidenta del Ecuador por alrededor de 72 horas, mientras el Congreso designó el 11 de febrero de 1997 a Pedro Aguayo Cubillo para la Vicepresidencia, de una terna propuesta por el Presidente interino Alarcón, quien gobernó hasta el 10 de agosto de 1998.

Gustavo Noboa Bejarano asumió la Vicepresidencia el 10 de agosto de 1998, con Jamil Mahuad como Presidente. Tuvo discrepancias con el primer mandatario, especialmente sobre las medidas económicas que llevaron a la devaluación del sucre, al feriado bancario originado en la corrupción del sistema financiero privado, que llevó a la dolarización. El 20 de enero de 2000, un golpe civil militar provocó la caída de Mahuad y la formación de un triunvirato con el coronel Lucio Gutiérrez, el dirigente indígena Antonio Vargas y el ex Presidente de la Corte de Justicia Carlos Solórzano, a quienes no reconocieron las Fuerzas Armadas, para que el levantamiento terminara con la posesión de Noboa como Presidente, quien gobernó hasta el 15 de enero de 2003. A Pedro Pinto Rubianes le nombró Vicepresidente el Congreso.

Alfredo Palacio fue Vicepresidente de Lucio Gutiérrez desde el 15 de enero de 2003 hasta el 20 de abril de 2005, cuando asumió la Presidencia al ser derrocado el primer mandatario. El Congreso designó entonces Vicepresidente de la República a Alejandro Serrano Aguilar, quien permaneció en el cargo hasta el 15 de enero de 2007, cuando asumieron el mando del país Rafael Correa Delgado y su Vicepresidente Lenín Moreno Garcés, para gobernar hasta el 24 de mayo de 2013.

Otra historia: tras posesionarse de Presidente y Vicepresidente de la República el 24 de mayo de 2017, Lenín Moreno y Jorge Glas estrechan abrazos de amistad que durarían pocos días.

Jorge Glas asumió la Vicepresidencia el 15 de enero de 2013 en binomio con Rafael Correa Delgado, para permanecer en el cargo hasta el fin del período constitucional y proseguir aún al ser reelecto en binomio con Lenín Moreno, Presidente en funciones, cuyo mandato terminará en 2021. Moreno es, desde 1916, el primer Vicepresidente por elección popular que ha accedido a la Presidencia de la República también por elecciones.
El Vicepresidente Glas está en los ojos de un huracán político que sacude al Ecuador estos días, como consecuencia de la implicación que podría tener en las redes de corrupción que han asolado al país en años recientes. El Presidente Lenín Moreno le retiró las atribuciones que le había asignado cuando el 24 de mayo los dos asumieron el gobierno.

Crisis de ayer, crisis de hoy…

Cuando el 10 de agosto de 1981 asumió la Presidencia del Ecuador el abogado Jaime Roldós Aguilera, ante mandatarios y representantes de gobiernos extranjeros y las más altas autoridades nacionales, expuso la crisis en que recibía el país, en lo moral y en lo económico, tras nueve años de dictaduras que le antecedieron.

Carlos Julio Arosemena, Vicepresidente en 1961, sale del penal García Moreno para asumir la Presidencia de la República, tras la caída de Velasco Ibarra. Le acompañan varios congresistas que también estuvieron presos. El último de la fila, Asaad Bucaram.

“Sin embargo –dijo-, no estamos para lamentaciones, un médico no llora ante el enfermo… Frente a nosotros tenemos un compromiso, echar a andar un paralítico”. Treinta y ocho años después, el 10 de agosto de 2017 –ironías de la Historia-, un ciudadano en silla de ruedas, patriota dispuesto a combatir la corrupción y a encarar con valentía las crisis y retos del Ecuador al declinar la segunda década del siglo XXI, asumió democráticamente la Presidencia de la República: Lenín Moreno Garcés.

En el discurso inaugural del Presidente Roldós Aguilera, como si el tiempo apenas hubiera transcurrido en casi cuatro décadas, así como en otras de sus intervenciones, se aprecian alusiones que hoy tienen similitud y actualidad. Bien vale transcribir conceptos expuestos por Roldós, que estrenó el actual período democrático en 1979, cuyo mandato terminó súbitamente por un accidente el 24 de mayo de 1981:

“Podemos decir que no son exactamente las cifras proporcionadas por determinados miembros del Gobierno saliente, sobre la situación económica del país, que es extremadamente crítica y va a constituirse en uno de los serios obstáculos que tenemos por delante…”

“Convoco a todos los ecuatorianos a romper las cadenas del atraso y la corrupción, cadenas que mantienen al país anclado en formas productivas superadas por la historia”.

“Ha existido un erróneo concepto de que la ampliación de la cobertura de los servicios de salud, significa sólo construcción de locales asistenciales, sin la modificación metodológica en los sistemas de trabajo y el adecuado equipamiento”.

“Seremos exigentes en cuanto a la calidad de los productos farmacéuticos y en general de todos los productos que se fabriquen y/o vendan en el país, así como también garantizar la existencia necesaria de los mismos”.

“…Aquellos que en este gobierno cometen actos inmorales, carecen de lo más mínimo del derecho y la facultad de llamarse partidarios o colaboradores nuestros, porque no son partidarios ni colaboran con este Gobierno quienes están manteniendo las taras de la inmoralidad, las taras de la corrupción administrativa…” (Cadena nacional de TV el 17 de julio de 1980).

“Debo dar mi reprobación más enérgica a los funcionarios y empleados que no guardan la consecuencia de honestidad, ya que el Gobierno no admite, ni tolera ni perdona la inmoralidad. A despecho de lo que pueden decir los propagandistas del odio hemos sido los primeros en señalar cuanta lacra moral, por desgracia, se ha dado en la Administración Pública. Otros, a su turno, los protegen, los apadrinan en la corrupción y se rasgan las vestiduras en público, cuando no son sino sepulcros blanqueados de la inmoralidad política…” (10 de agosto de 1980: Informe al Congreso en el primer año de gestión).

El 10 de agosto de 1979 –hace 38 años- el Ecuador recuperó la vigencia democrática al asumir Jaime Roldós Aguilera la Presidencia de la República. Desde entonces, el país vive la continuidad constitucional más larga de su historia.

El distanciamiento de hoy entre el Presidente Lenín Moreno y su Vicepresidente Glas –ambos del Movimiento PAIS-, propicia evocar a los Vicepresidentes de estas casi cuatro décadas de vida democrática del Ecuador, cuya memoria va disolviéndose y les convierte en personajes echados al olvido.

Oswaldo Hurtado Larrea fue Vicepresidente de Jaime Roldós Aguilera, a quien sustituyó el 24 de mayo de 1981, cuando el mandatario pereció en un accidente aviatoria en Zapotillo, provincia de Loja, horas después de despedirse “desde siempre y hasta siempre” del pueblo ecuatoriano, al terminar su discurso conmemorativo de la Batalla del Pichincha.

León Roldós Aguilera –hermano del fallecido Presidente- fue designado por el Congreso Nacional Vicepresidente, hasta terminar el mandato constitucional el 10 de agosto de 1984. Las relaciones entre los dos tuvieron momentos de tensión en algunas circunstancias, pero no llegaron a grados extremos.

Blasco Peñaherrera Padilla, Vicepresidente de León Febres Cordero (1984-1988), tuvo enfrentamientos verbales con el primer mandatario. Lo más grave ocurrió cuando en enero de 1986 León fue secuestrado por una revuelta militar en el aeropuerto de Taura exigiendo la libertad del general Frank Vargas Pazzos. Peñaherrera no se arriesgó a asumir la Presidencia, presionado por la entonces esposa de Febres Codero, María Eugenia Cordovez, que le impidió lo hiciera. El mandatario salió bien librado del secuestro –aceptando la libertad de Vargas Pazzos-, pero al retomar sus funciones mantuvo distancias con el Vicepresidente hasta el fin del mandato. Peñaherrera publicó el libro intitulado “Viernes Negro” en el que dejó constancia de esas irreconciliables distancias.

Luis Parodi Valverde, Vicepresidente de Rodrigo Borja Cevallos (1988-1992), cumplió normalmente las funciones que le correspondieron y entre los máximos dignatarios del país hubo una relación armónica durante los cuatro años.

Alberto Dahik, Vicepresidente de Sixto Durán Ballén (1992-1996), no terminó su mandato, pues sometido a un juicio político y a un juicio penal acusado de malversación de 70 millones de sucres de gastos reservados, huyó el 11 de octubre de 1995 a Costa Rica, donde permaneció por varios años aduciendo que no había incurrido en corrupción y era un “perseguido por la injusticia”.

Eduardo Peña Triviño remplazó a Dahik en la Vicepresidencia, nominado por el Congreso, hasta terminar el período constitucional en 1996. Su gestión no tuvo mayor relieve, además de que fue relativamente corta su presencia en las funciones.

Rosalía Arteaga asumió la Vicepresidencia el 10 de agosto de 1996, en binomio con el Presidente Abdalá Bucaram, del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). Ella perteneció al Movimiento Independentista por una República Auténtica (MIRA) y antes se había desempeñado como Ministra de Educación del Presidente Durán Ballén. Siempre tuvo roces con el fogoso Abdalá, que el 6 de febrero de 1997 acabó destituido por el Congreso que lo acusó de incapacidad mental para gobernar.

Al ser destituido Bucaram, Arteaga asumió por decreto la Presidencia, que no pudo ejercerla, pues el Congreso encontró un vacío legal en la Constitución, sobre la sucesión presidencial, para designar a Fabián Alarcón Rivera como Presidente. En forma nominal, Rosalía Arteaga habría sido Presidenta del Ecuador por alrededor de 72 horas, mientras el Congreso designó el 11 de febrero de 1997 a Pedro Aguayo Cubillo para la Vicepresidencia, de una terna propuesta por el Presidente interino Alarcón, quien gobernó hasta el 10 de agosto de 1998.

Gustavo Noboa Bejarano asumió la Vicepresidencia el 10 de agosto de 1998, con Jamil Mahuad como Presidente. Tuvo discrepancias con el primer mandatario, especialmente sobre las medidas económicas que llevaron a la devaluación del sucre, al feriado bancario originado en la corrupción del sistema financiero privado, que llevó a la dolarización. El 20 de enero de 2000, un golpe civil militar provocó la caída de Mahuad y la formación de un triunvirato con el coronel Lucio Gutiérrez, el dirigente indígena Antonio Vargas y el ex Presidente de la Corte de Justicia Carlos Solórzano, a quienes no reconocieron las Fuerzas Armadas, para que el levantamiento terminara con la posesión de Noboa como Presidente, quien gobernó hasta el 15 de enero de 2003. A Pedro Pinto Rubianes le nombró Vicepresidente el Congreso.

Alfredo Palacio fue Vicepresidente de Lucio Gutiérrez desde el 15 de enero de 2003 hasta el 20 de abril de 2005, cuando asumió la Presidencia al ser derrocado el primer mandatario. El Congreso designó entonces Vicepresidente de la República a Alejandro Serrano Aguilar, quien permaneció en el cargo hasta el 15 de enero de 2007, cuando asumieron el mando del país Rafael Correa Delgado y su Vicepresidente Lenín Moreno Garcés, para gobernar hasta el 24 de mayo de 2013.

Jorge Glas asumió la Vicepresidencia el 15 de enero de 2013 en binomio con Rafael Correa Delgado, para permanecer en el cargo hasta el fin del período constitucional y proseguir aún al ser reelecto en binomio con Lenín Moreno, Presidente en funciones, cuyo mandato terminará en 2021. Moreno es, desde 1916, el primer Vicepresidente por elección popular que ha accedido a la Presidencia de la República también por elecciones.

El Vicepresidente Glas está en los ojos de un huracán político que sacude al Ecuador estos días, como consecuencia de la implicación que podría tener en las redes de corrupción que han asolado al país en años recientes. El Presidente Lenín Moreno le retiró las atribuciones que le había asignado cuando el 24 de mayo los dos asumieron el gobierno.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos