Traductor
A+ A A-

Explotación minera a mediana y gran escala empieza este año

Panorámica de la zona de Quimsacocha, en cuyas proximidades están las instalaciones mineras del proyecto Loma Larga.

Cinco proyectos mineros estratégicos están en camino en el país sobre 59.281 hectáreas: Oro, plata, cobre, molibdeno, son minerales ante los cuales brillan los ojos del Gobierno como nuevas fuentes económicas que empezarían a fluir, parcialmente, en el segundo semestre de 2018. Pero frente a la “minería responsable” subsisten sistemas precarios de extracción

   Tres proyectos están en la región sur del Ecuador: Río Blanco, en las parroquias Molleturo y Chaucha, con 4.979 hectáreas; Loma Larga, en la parroquia Victoria del Portete, de Cuenca, y, San Gerardo y Chumblín, de San Fernando, con 7.960 hectáreas; el tercero es San Carlos Panantza, en Morona Santiago. En Cuenca son 12.939 hectáreas y, 38.548 en los cantones amazónicos San Juan Bosco y Limón Indanza: casi el 80% del área total de concesiones mineras está en el austro del país. 

Los otros proyectos son Mirador, en la provincia de Zamora –oro y plata- , con 2.985 hectáreas en los cantones Pangui y Tundayme; y, Fruta del Norte –oro y plata-, también en Zamora, con 4.899 hectáreas, en los cantones Yantzaza y Los Encuentros. 
   Los proyectos nacionales en etapas previas a la explotación son Loma Larga y Río Blanco, en el cantón Cuenca. El primero entrará en producción en julio de este año y el otro en el segundo semestre, según información del Ministerio del ramo. 

  Loma Larga, mina  de régimen de gran escala, es subterránea, para la extracción de oro, plata y cobre. La empresa canadiense INV Minerales Ecuador S.A. es la concesionaria. Las reservas de oro son de 1,86 millones de onzas troy, con ley promedio de 4,98 gramos por tonelada de material extraído; 10,5 millones de onzas troy de plata, con ley de 28 gramos por tonelada y, 33.384 toneladas de cobre, con ley promedio de 0,29%.

Mapa de los cinco proyectos mineros estratégicos del Ecuador

 

   Para tener un referente económico sobre Loma Larga, cuyo proyecto de vida es de 12 años, vale la siguiente estadística: con la onza de oro al precio de 1.339 dólares, según cotización a mediados de enero pasado, por las 1,86 millones de onzas de la reserva prevista, sumaría al final dos mil millones, 490.540 dólares.

   En la mina Río Blanco, subterránea, de mediana escala, para explotar oro y plata, la reserva probada de oro es de 605 mil onzas troy, con ley promedio de 8,8 gramos por tonelada de material extraído. Con una operación similar a la anterior, el total económico equivaldría a 810 millones 95 mil dólares. El tiempo de vida de la mina es de 11 años. El concesionario es Junefield Resources Ecuador S.A (Ecuagoldmining S.A.), de Canadá.

La mina de San Carlos Panantza, en Morona Santiago, a cielo abierto, se ubica en los cantones San Juan Bosco y Limón Indanza, provincia de Morona Santiago, en las parroquias San Miguel de Conchay, Santiago de Panantza y San Carlos de Limón. Es de cobre y molibdeno, con reservas de 6,6 millones de toneladas de cobre (no se conoce la cifra de molibdeno). La vida del proyecto es de 25 años y estaba en fase de exploración avanzada, a cargo de la empresa concesionaria china Explorcobres S.A. (Exsa), pero se han paralizado los trabajos por conflictos sociales.

Trabajos de exploración minera que hacia 2007 estaban a cargo de la compañía Imgold, en Quimsacocha.

   El proyecto minero Mirador, concesionado a la compañía china Ecuacorriente S.A., de gran escala, tiene 2,96 millones de toneladas de reserva de cobre; 26,08 millones de onzas troy de plata y, 3,22 millones de onzas troy de oro. Está en etapa de exploración y construcción de mina y se prevé que la producción se inicie en el segundo semestre de 2019.

El proyecto Fruta del Norte, en Zamora, de gran escala, subterránea, tiene como concesionaria a la empresa canadiense Lundin Gold (Aurelian Ecuador S.A). Sus reservas son de 4,94 millones de onzas troy de oro; 6,34 millones de onzas troy de plata. Tendría 13 años de vida y la producción empezaría en el primer trimestre de 2020 y llegaría a su máxima capacidad en 2021. Este es el proyecto minero de mayor volumen actualmente en el Ecuador: duplicaría la producción de oro prevista en los proyectos Loma Larga y Río Blanco, asentados en el cantón Cuenca. 

La actividad minera implica un encadenamiento productivo que dinamiza la economía generando empleo y el desarrollo de las zonas de influencia directa e indirecta, tanto en las fases de exploración y construcción, como en la de explotación.

   Según el Ministerio de Minería, en 2017 en el Proyecto Mirador laboraron 2.618 personas y cuando entre en operación tendrá 977 en forma permanente; en Fruta del Norte, hubo dos mil trabajadores y en la fase de explotación requerirá 900; Loma Larga, tuvo 1.200 trabajadores y serán 504 en la explotación; en Río Blanco, 400 trabajadores y, para la operación, requerirá 220. En San Carlos Panantza el personal al momento está reducido a 43 trabajadores, pero lo proyectado a futuro  es de 1.500.

 

 
El Ministro Javier Córdova, de Minería; el Secretario del Agua Humberto Cholango; el Minstro de Ambiente, Tarcisio Granizo y el dirigente de la CONAIE Yacu Pérez, suscribieron en enero pasado un convenio para buscar consensos en el tema de la minería.   Javier Córdova, Ministro de Minería, renunció al finalizar enero pasado, luego de permanecer en el cargo desde la creación del Ministerio, en febrero de 2015.

 

 

La minería irregular y artesanal ha ocasionado frecuentes accidentes. En la foto una explosión que causó muertes y daños en Bella Rica, cantón Ponce Enríquez.

  La ocupación de mano de obra en la minería es una parte de la población beneficiaria con las fuentes de empleo, pues en forma indirecta se incrementará ostensiblemente en los períodos de producción. Los asentamientos mineros –si cumplen las responsabilidades previstas-, se convierten en centros de operación de diversas actividades que aportan al desarrollo y mejoramiento de las condiciones de vida.

   En Azuay y en el país, en contraste, hay varios sitios donde la minería se desarrolla aún en forma tradicional, al margen de las leyes que la controlan y regulan. Uno de los ejemplos es la zona Bella Rica, en el cantón azuayo Ponce Enríquez, donde aparte de problemas de contaminación del agua y del ambiente, hay presencia delictiva, y conflictos sociales y humanos graves.

 

 

 

 

 

 

EL RETO: LA MINERÍA RESPONSABLE

Henry Troya, Subsecretario de Minería.

   El tema de la explotación minera lleva muchos años en debate, salpicado de conflictos sociales, de defensa ambiental y de connotación política. El proyecto Loma Larga, antes nominado Quimsacocha, es el más próximo a Cuenca y hay criterios divididos sobre si contaminaría el agua que fluye a la ciudad y a otras poblaciones del Azuay.

   El Ministerio de Minería asegura que los proyectos autorizados para proseguir el camino hacia la explotación, cumplen las normas de protección ambiental y los requerimientos legales. Habla de minería responsable, tema sobre el que este medio consultó criterios concretos al Subsecretario de Minería, Henry Troya. Un resumen consta a continuación.

   El Subsecretario de Minería Industrial dice que la minería responsable se desarrolla de forma técnica, planificada, con respeto ambiental y a los recursos hídricos, es sostenible económicamente y garantiza los derechos de las comunidades y los pueblos indígenas.

Para lograr esos objetivos se ha fortalecido la estructura administrativa con entidades especializadas de ambiente, agua y minería, bajo un modelo descentralizado que ejecuta políticas mineras y ofrece atención ciudadana a  nivel territorial, con Agencias de Regulación y Control para vigilar la aplicación de las normativas. El último engranaje creado fue el Ministerio de Minería, rector de la gestión concebida para desarrollar la extracción minera bajo estándares de cuidado y calidad.

La minería responsable se garantiza con un marco regulatorio sujeto a la Constitución, que reconoce los derechos de la naturaleza. Las compañías están obligadas a sujetarse a normas ambientales constantes en el Reglamento de Actividades Mineras, la Ley de Gestión Ambiental y el Texto Unificado de Legislación Secundaria de Medio Ambiente. Próximamente entrará en vigencia el Código Orgánico Ambiental. La Ley de Minería y su Reglamento incluyen en la responsabilidad social la distribución de regalías para proyectos sociales.

Las empresas que incumplan los reglamentos pueden ser sancionadas con la extinción de los derechos mineros, penalizada con tres años de no poder solicitar nuevas concesiones; la caducidad se aplica si se cumplen actividades de minería ilegal, se ocupa trabajo infantil o no se devuelve las aguas libres de contaminación al cauce original, se ocasiona daños ambientales o no se paga patentes, regalías y tributos. También, si se afecta al Patrimonio Cultural o se violan derechos humanos. El Código Orgánico Integral Penal tipifica los delitos contra los recursos mineros, con prisión de hasta siete años, para quienes sin autorización competente extraigan, exploten, exploren, aprovechen, transformen, transporten, comercialicen o almacenen recursos mineros.

El marco jurídico minero exige los más altos estándares de cuidado de agua, el ambiente y los derechos humanos. Esto implica la aplicación de tecnología de vanguardia, cumpliendo los requerimientos del plan de manejo ambiental, las guías técnicas de la Agencia de Regulación y Control Minero, el Plan General de Trabajo e Inversiones y los tiempos que establece la legislación para cada fase de la actividad minera. Las compañías están obligadas a usar tecnología de punta. 

El Subsecretario Troya señala como ejemplo el proyecto Loma Larga, que aún no inicia la explotación, pero cuenta con un laboratorio de revegetación de última tecnología o, el Proyecto Fruta del Norte, que ha diseñado relaveras y escombreras sujetas a los más altos estándares técnicos internacionales.

En días recientes el Prefecto de Zamora, Salvador Quishpe, promovió una asamblea sobre el tema minero en la ciudad de Zamora. Asistieron los Ministros Xavier Córdova, de Minería y, Tarcisio Granizo, de Ambiente, como el dirigente de Ecuarunari Yacu Pérez Guartambel, quienes iniciaron un diálogo que persigue consensos sobre la explotación minera. “Zamora no dice cero a la minería, pero tampoco vamos a pasar por dondequiera destruyendo la naturaleza”, dijo Quishpe. Este sería el mayor acercamiento entre sectores contrapuestos en criterios mineros, en más de diez años, lo que hace prever una nueva relación que podría producir resultados favorables a corto plazo. Las partes suscribieron un acuerdo de siete puntos para impulsar en los próximos tres meses diálogos sobre temas puntuales del ámbito minero.

El Ministro Javier Córdova felicitó por la iniciativa al Prefecto Salvador Quishpe y expresó la mejor voluntad para afrontar con sinceridad y transparencia los problemas difíciles relativos a la minería.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos