Traductor
A+ A A-

Bocaditos de temporada

por: Ángel Pacífico Guerra

Un premio para Cuenca. La consulta popular entra a la recta definitiva con aprobación mayoritaria del pueblo. La Universidad de Cuenca festeja los 150 años de su creación en octubre de 1867

Un trofeo turístico acaba de recibir la ciudad de Cuenca en México, en reconocimiento a sus aptitudes para ser buena anfitriona de visitantes del mundo que llegan a la ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad, para disfrutar de su belleza, de su cultura, de sus paisajes y de su gente. Digna de aplauso es la gestión de las instituciones cuencanas vinculadas al sector que, por sobre muchas aspiraciones internacionales, han alcanzado imponer la imagen de Cuenca en los promotores del trofeo para que se la reconozca como destino turístico especial para vacaciones cortas. Los discernidores de la distinción han pasado por alto las complicaciones que sufre esta ciudad ecuatoriana por culpa del proyecto tranviario que le lleva paralizado el centro histórico, las dificultades de la transportación terrestre y aérea, en este último caso con tarifas del billete de avión que, en vuelos nacionales, es tan caro como en largas distancias internacionales.

 

 

La Consulta Popular se viene en ciernes. El pueblo ecuatoriano no descansa de ir a las urnas cuantas veces seguidas sean necesarias –a cualquier costo-, para expresar democráticamente su voluntad en elecciones de dignatarios o para pronunciarse sobre temas de interés nacional. Esta vez sí es necesario este procedimiento para enmendar errores legales que en la última década conspiraron contra el ejercicio de derechos ciudadanos. Pero lo indispensable es que la convocatoria se la realice lo antes posible, antes de que la voracidad política que siempre anda hambrienta, acabe por desviar los objetivos nacionales y actitudes cívicas hacia fines de intereses particulares. La prontitud con la que se desarrolle la consulta aportará en bien del país y, será oportuna en tanto la imagen del Presidente Lenín Moreno se mantiene todavía con una aceptación importante en el sector ciudadano.

 

 

Que las preguntas sean bien planificadas y orientadas al mejoramiento de la vida democrática. De lo contrario no tendría sentido ni se justificaría, en estos tiempos de austeridad y crisis de la economía, gastar decenas de millones de dólares para no alcanzar beneficio alguno. Ojalá la voluntad del Presidente de la República no desmaye y sea capaz de encarar las tendencias que, de su propio sector político, parecen esperar que no se den cambios de los cambios que no fueron útiles.

 

 

En vísperas del 150 cumpleaños de la creación de la Universidad de Cuenca, un episodio que amenazó con aguar la fiesta fue la designación de un decano, en cumplimiento de la Ley, por voluntad directa del Rector. Ya quedó para la historia el democrático debate en las decisiones de la vida administrativa y económica universitaria. El Rector propuso la designación de una terna para escoger la mejor opción a fin de entregarle el nombramiento de Decano o Decana de la Facultad de Arquitectura, pero a la hora de la hora, la designación la hizo a favor de quien no estaba en primer lugar. Una inquietud flota en el ambiente: ¿Para qué se propuso la presentación de una terna, si la decisión de la autoridad estaba ya tomada para no respetarla? Cosas de la Universidad, que debe ser ejemplo de debate, de diálogo, de relación con los sectores diversos de la institución.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos