Traductor
A+ A A-

Año nuevo: Jorge Glas con las horas contadas como Vicepresidente

El aún Vicepresidente Jorge Glas, en una de las audiencias de la Corte Nacional de Justicia, acompañado en el banquillo de su abogado defensor, Eduardo Franco

Todos los  recursos planteados en su defensa ante la acusación de asociación ilícita, le han salido contraproducentes. El enjuiciamiento político, tardío y extemporáneo, podría considerarse un mecanismo forzado y casi innecesario que deja en entredicho el papel de la  Asamblea Nacional en este insólito caso

   El Vicepresidente de la República, Jorge Glas, no está en la Vicepresidencia, sino en la cárcel, mientras las instancias oficiales discuten si es abandono del cargo, ausencia definitiva, o llamarlo a juicio político a la Asamblea, para declararlo culpable o inocente. También está por esclarecer si el tiempo en prisión puede ser de vacaciones.

  El segundo mandatario, elegido en binomio con Lenín Moreno para la Presidencia, el 2 de abril de 2017, quedó sin funciones por decreto presidencial del 2 de agosto y el 13 de diciembre fue sentenciado a prisión por la Corte Nacional de Justicia, por “asociación ilícita” en el escándalo de corrupción de Odebrecht.
 

   Todo el embrollo político y jurídico deberá resolverse en este primer mes del año 2018. Según la Constitución, al cumplirse  90 días de abandono definitivo del cargo, el puesto del Vicepresidente quedaría vacante, pero la Constitución no se refiere al caso particular del Vicepresidente, lo que deja abierto el tema a debate.
 

   En síntesis, el Consejo de Administración Legislativa, el 26 de diciembre, aprobó el informe de la Corte Constitucional para que Glas fuera llamado a juicio político, lo que fue notificado a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, para que conceda quince días para presentación de las pruebas de cargo y de descargo de las partes. Para cumplir todos los procedimientos previstos para el juicio político, habría que esperarse algo menos de un mes para que se lo lleve a cabo. Pero el tiempo puede reducirse si se imprime celeridad a los procesos. En todo caso, la posible sentencia condenatoria de la Asamblea podría resultar extemporánea, si el cargo quedara legalmente vacante con anterioridad. Al cierre de esta edición (28 de diciembre), la presidencia anunció que la primera semana de enero el Presidente Moreno enviaría la terna para que la Asamblea designe al remplazo de Glas.

Una de las sesiones judiciales donde comparecen los acusados de asociación ilícita. Se aprecia el ambiente y la acumulación de documentos sobre los temas de corrupción.
 

   Al parecer, la suerte del Vicepresidente Jorge Glas está echada. Más pronto que tarde será ex  Vice Presidente de la República, función que la inició por tercera vez, pues la desempeñó en los últimos dos períodos del gobierno del Presidente Rafael Correa. 
 

   La defensa jurídica del Vicepresidente planteó todos los recursos posibles para conseguir que no fuera llamado a juicio y luego para que se le cambiara la prisión preventiva por medidas cautelares, pero una a una todas las posibilidades fueron desechadas. El ex Presidente Rafael Correa regresó de Bélgica al Ecuador con el exclusivo fin de participar en la defensa de su compañero de fórmula, pero lo que pensó podría ser una acción determinante a favor del sindicado, no tuvo resultado alguno. Más bien, el ex mandatario, constató que también su relación con el pueblo se había roto y que hasta en su movimiento, Alianza PAIS, el desbande de partidarios había debilitado al sector político que gobernó al Ecuador por diez años. 
 

   En el tema jurídico, la situación del segundo mandatario le es totalmente adversa. La Contraloría, la Procuraduría, el acusador particular César Montúfar, aportaron pruebas que llevaron a la Corte Nacional de Justicia a emitirle sentencia condenatoria de seis años de prisión, por asociación ilícita con funcionarios y personas particulares, para obtener millonarias cantidades de dólares a través de negocios espurios con la compañía brasileña Odebrecht, a cambio de contratos para ejecutar obras especialmente en el sector petrolero del país. Las coimas serían por más de 13 millones de dólares.
 

   La sentencia fue dictada el 13 de diciembre, pero no fue notificada hasta el 27 de diciembre, al cierre de esta edición, cuando se cumplieron diez días hábiles que tenía el Tribunal para hacerlo, con la opción de que se prorrogara un tiempo adicional, a partir del cual el sindicado podría plantear la apelación a la que la Ley de la derecho.
 

   Los embrollos políticos y jurídicos durante el proceso de juzgamiento al Vicepresidente y a otros implicados en la asociación ilícita, permiten apreciar todo el engranaje de enredos con los que se desarrollan en el país los casos que, a ojos del gran público, parecerían incomprensibles y hasta absurdos. Por añadidura, dejan ver que si en un caso de interés público e intensamente publicitado como el presente, hay tantas complicaciones y demoras, resulta comprensible –no justificable- lo que ocurre en los trámites jurídicos cotidianos, de índole particular, que requieren procedimientos que llevan meses y años de entrampamiento.
 

   Una vez que se haya esclarecido la decisión final del caso Glas, el Presidente de la República Lenín Moreno deberá enviar a la Asamblea Nacional una terna de ciudadanos entre los cuales se ha de escoger al Vicepresidente del Ecuador hasta la terminación del período constitucional en 2021.
 

   Lo cierto e indefectible es que a Jorge Glas Espinel se le acaban las vacaciones. ¿Y después? La respuesta se conocerá en breve.

 

 

  ¿Un negociado petrolero?

   Como “cabecillas” de la asociación ilícita aparecen Glas y su tío Ricardo Rivera. Pero el caso por el que el Vicepresidente está implicado en supuestos actos de corrupción, apenas es el primero de los que vendrían de inmediato, susceptibles de condenas aún más graves y asimismo con la posible participación de altos funcionarios del gobierno anterior.

   Por añadidura, el dirigente sindical Fernando Villavicencio puso el 26 de diciembre en manos del Presidente de la Asamblea Nacional, José Serrano, la denuncia sobre una negociación fraudulenta de 1.200 millones de barriles de petróleo a China y Tailandia, con coimas de cuatro dólares por barril, que habrían sido negociados a través de empresas intermediarias. Según él, el caso de Odebrecht sería apenas un juego de niños en comparación con este otro cuya investigación reclama.

   Documentación de más de cuatro mil hojas respalda la denuncia de Villavicencio que, de ser tramitada, abriría un nuevo capítulo de investigación para esclarecer la verdad sobre actos fraudulentos con graves perjuicios para el Ecuador, que habrían ocurrido en el gobierno del Presidente Rafael Correa.

   Inmediatamente de la asunción al Poder del Presidente Lenín Moreno, se destapó la “olla de grillos” que aparecía cubierta y encubierta en la pasada administración. En los últimos siete meses y cuando se inicia un nuevo año, el tema de la corrupción ha sido el más comentado en público y en privado por los habitantes del Ecuador.

 

Ciudad, Gente, Cultura y Desarrollo

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Ultimos comentarios

  • Portada de Septiembre de 2017

    Fernando Mora Fernando Mora 07.11.2017 16:50
    RE: Portada de Septiembre de 2017
    Reciban mis saludos, y un pequeño comentario, en la página 9, está una fotografía que dice: "artistas ecuatorianos con frecuencia ofrecen espectáculos en la Rambla. Aquí un grupo otavaleño en plena actuación". Me sorprende la vestimenta, ya que observo vestimenta tradicional de los indios norteamericanos ...

    Leer más...